<b>Q BLOG

28 Mar 2017

Be Visible, Be Safe…La importancia de llevar unas buenas luces

Desde los primeros tiempos de la humanidad, el disponer de luz era sinónimo de seguridad. En la oscuridad, fuera un fuego, una antorcha o la luz de una simple vela, nos permitía ver y ser vistos, y así poder anticiparse a los peligros del propio existir. Los escenarios han cambiado, por lo tanto el uso de estas fuentes de luz, también.

En esta época de convivencia entre ciclistas y demás vehículos, ya no es sólo importante ser vistos durante las horas de mayor oscuridad. Es durante el día y cuando más tráfico hay en la carretera, donde más nos tenemos que hacer ver. Las llamadas “luces diurnas” empiezan a ser una herramienta imprescindible para todo ciclista.

Ahora bien, para que una luz sea efectiva durante el día, deberá reunir ciertas características que las diferencia de las más convencionales:

ALCANCE:

A priori podríamos pensar que más potencia es igual a más alcance de visión. La unidad de medida que se utiliza actualmente para determinar la potencia de una luz son los “Lúmenes”. Más Lúmenes debería ser sinónimo de más alcance, pero la realidad dista mucho de esta afirmación. El cómo diseñar la óptica de la lente para que proyecte el haz de luz de una forma eficiente, y el tipo de frecuencia de parpadeo de la misma, serán los dos puntos que marcarán la diferencia. Todos hemos vistos anuncios de marcas de luces de dudosa procedencia haciendo eco de la gran cantidad de Lúmenes que derrochaban sus dispositivos a un precio de risa. Duros a cuatro pesetas? No gracias…

Hace poco tuvimos la visita del Product Manager del departamento de Electrónica de Bontrager (Trek) y nos explicaba, como estaban ya trabajando en el cómo le llega el mensaje de la potencia de sus productos al cliente final, y de que en un futuro, se hablará antes de metros de alcance de visión, y no de Lúmenes o potencia pura. Calidad y no cantidad, es una buena táctica en cuanto a seguridad se refiere.

BATERIA Y USO:

Cada usuario tiene unas necesidades. No es lo mismo que utilices la bici como medio de transporte al salir del trabajo a las 9 de la noche, que salir a entrenar por la carretera a las 10 de la mañana y con el tráfico en su momento álgido.

Si eres de los primeros, probablemente con un par de luces de posición delantera y trasera, de tamaño reducido y con un sistema de alimentación a pilas convencional, tendrás suficiente. (Las hay con carga USB invirtiendo unos pocos € más).

El Segundo, normalmente las usará al menos un par de horas al día, necesitará más intensidad y alcance de luz, más duración de la batería, por lo que el poder cargarla por USB y disponer de baterías de litio, hará que la autonomía aumente, sin tener que arruinarte comprando pilas (además de que le haremos un favor al medio ambiente). Imprescindible el uso en modo parpadeante, ya que el parpadeo capta nuestra atención, y las diferencia de las luces que suelen abundar de tipo fijo (semáforos, farolas, escaparates, etc…)

Actualmente en el mercado encontramos una gran oferta de luces desde los 10€ hasta pasados los 100€.

Haceros las preguntas correctas: En que momento las voy a utilizar, por dónde y durante cuantas horas. Las respuestas os llevarán a vuestra luz ideal.

Invierte en hacerte ver.

Be Visible, Be Safe…

fredy

Responsable de ventas pasQbikes

Write a Reply or Comment