<b>Q BLOG

30 May 2017

Claves para tener tu bici siempre a punto

Tener a punto nuestra bicicleta es necesario para el correcto funcionamiento de la misma.

Son muchas las piezas que están en constante movimiento, y que con el paso de los días y el uso, pueden romperse o desajustarse.

Los nuevos componentes de las bicicletas modernas son más ligeros y precisos, rinden mejor en plenas condiciones, pero requieren de más cariño por nuestra parte.

Por ejemplo, antiguamente las cadenas eran más anchas porque disponíamos de menos piñones en nuestras transmisiones, o los rodamientos, que eran de bolas grandes de acero con bastante tolerancia. Ahora todo es más ligero, estrecho, sellado y funciona con un ajuste mas preciso, que hace que la vida útil de estos componentes sea menor, si no se toman las medidas pertinentes.

Para poder disfrutar siempre de esas prestaciones extras de las bicis modernas y más sofisticadas, recomendamos una serie de mantenimientos específicos y periódicos.

Cuando nos falla el cambio de la bicicleta, normalmente pensamos que es un tema de ajuste, pero ajustar un cambio con unas fundas y cables en mal estado, o con una puntera de cambio doblada, se nos hará prácticamente imposible. Así que no siempre es solo cuestión de un cuarto de vuelta o apretar un tornillo, de ahí la importancia de profundizar en la reparación y atacar el problema desde la base.

 

Las partes más sensibles a generar problemas y que debemos revisar suelen ser:

  • Pedalier

Recomendamos abrir pedalier y engrasarlo cada 3 meses, 3000km de carretera, 500km de MTB o después de un día de mucha lluvia y/o barro.

  • Dirección

Igual que el pedalier más comprobar el “par de apriete” de la tornillería de potencia y manillar por seguridad.

  • Transmisión

Ir comprobando el desgaste y la elongacion de la cadena, nos permitirá saber en cada momento el estado de la misma. Un cambio de cadena a tiempo, preservará el buen estado y funcionamiento de piñones, rulinas de cambio y platos. No hacerlo, puede provocar la rotura de algún eslabón, que a parte del peligro de caída y el susto, nos obligará a cambiar la transmisión entera, ya que el desgaste de las piezas viejas, no ajustará con las piezas nuevas que pongamos.

  • Núcleo de la rueda

El más olvidado y el gran protagonista, ya que nos permite transmitir nuestra fuerza de pedaleo en avance y a su vez, que la rueda gire libre y sin freno al dejar de pedalear en marcha. Se compone de rodamientos y engranajes en forma de uñas y muelles. Recibe muchas tensiones y está expuesto a la suciedad del asfalto o el polvo y/o barro de la montaña. Abrirlo y engrasarlo al menos 2 veces al año, o después de un día de mucha lluvia y/o barro sería lo adecuado.

 

En pasQbikes, disponemos de una serie de mantenimientos completos a diferentes niveles, donde nos encargamos de que toda la bicicleta quede revisada, engrasada y ajustada para que os siga dando alegrías como el primer día.

 

Pide hora en nuestro TALLER

pasqbikes

Write a Reply or Comment